Recorriendo el Imperio Romano a través de sus vías

Tabula Peutigeriana – CC Konrad Miller

La Vía Augusta se corona como la reina de las carreteras romanas, con sus 1.500 km que discurrían desde los Pirineos hasta Cádiz bordeando el Mediterráneo. Conocemos también las técnicas usadas para su construcción, los establecimientos de descanso para los viajeros y las marcas de kilometraje o miliarios. ¿Pero qué otras vías eran muy transitadas por comerciantes o militares? Te presentamos cuatro vías de primer orden de la antigua Italia e Hispania.

La Vía Appia

Seguramente una de las infraestructuras más íntimamente relacionadas con la ciudad de Roma, ya que le permitió una rápida expansión por la Península Itálica, dominando a los diferentes pueblos y culturas que habitaban más allá del Lazio. Por ello es denominada la Regina viarum, y llegó a alcanzar el tacón de la península, en Brindisi. Hoy en día puede visitarse una parte de la vía muy bien conservada, en las afueras de Roma.

Vía Appia – CC LisArt

La Vía Flamínia

Podríamos decir que la Flamínia es una copia de la Appia, pero dirección norte, hasta llegar a Rímini y desembocar en la Vía Emilia. Partía de la actual puerta del Popolo de Roma, y fue decisiva en las sucesivas guerras civiles romanas: quién controlaba la vía, controlaba el territorio.

Vía Flamínia – CC ImagoAnimae

La Vía de la Plata

Un trazado de norte a sur de Hispania unía la importante ciudad de Augusta Emerita (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga). A pesar de su nombre actual y a la proximidad del yacimiento minero de Las Médulas, nada tenía que ver con la plata. Puentes, miliarios y estructuras varias han sido halladas a través de los casi 500 kilómetros de calzada romana, que fue utilizada en época medieval para la conquista del Al-Ándalus.

Vía de la Plata – CC Carlos Cabanillas

La Vía Atlántica

Hermana de la Vía de la Plata, esta autopista romana recorría la costa atlántica desde Lugo hasta Itálica. Conectaba las minas de oro gallegas con los puertos de Cádiz, para fomentar el flujo comercial hacia el Mediterráneo y la costa norte de África. Braga, Lisboa o Huelva eran algunas de las paradas obligadas de los viajeros que recorrían esta vía.

Miliario en la Vía Atlántica – CC Júlio Reis

Puedes conocer otras de las principales vías romanas, las ciudades y puestos de descanso en el mapa Omnes Viae, que reconstruye todos los trazados viarios de la antigua Roma.

FacebookTwitterEmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.