«Mens sana in corpore… ¿sano?»

La famosa cita latina proviene de las Sátiras de Juvenal del siglo II, y en realidad un poco más larga: Orandum est ut sit mens sana in corpore sano. ¿Pero eran los romanos fanáticos del deporte? Hace un tiempo te hablábamos de Agón y el la competición en Grecia, y ahora te damos algunas de las claves del deporte en el mundo de la antigua Roma.A pesar de la cita, en verdad los romanos consideraban los deportes o ludi más bien un espectáculo con un alto grado de violencia, más que una competición. En la mente de muchos están las luchas de gladiadores o munera y las carreras de carros, muy explotadas especialmente en las pantallas de cine. Pero más allá de estos eventos, existían competiciones atléticas inspiradas en Grecia, cómo muchos otros aspectos de la cultura romana.El campus era el lugar de entrenamiento de estos atletas. En Roma se hallaba cerca del río Tíber, y en un origen sirvió para el ejercicio de militares. Poco a poco fue acondicionado para realizar los diferentes ejercicios atléticos y juegos. ¿Quién frecuentaba el campus? Especialmente los jóvenes, muchas veces pertenecientes a una asociación deportiva y acompañados de un entrenador o xystarca.

 

Dichos jóvenes practicaban diferentes actividades inspiradas en el mundo griego. Es el caso de los quinquertium, un conjunto de juegos entre los que se encontraban el salto de longitud, el lanzamiento de jabalina, lanzamiento de disco, carrera y lucha. Otra competición frecuente fue la lampadedromia o carrera de relevos por equipos, en la que los atletas llevaban un pequeño escudo y utilizaban una antorcha como testigo. El boxeo o pugilato era otro de los deportes más practicados, a pesar de su dureza. Podía incluso dejar herido de gravedad a uno de los dos boxeadores, y en algunas modalidades estaba permitido prácticamente todo.En cuanto a los grandes eventos deportivos, hay que decir que la batalla de Accio marcó un punto de inflexión en la historia del deporte clásico: para conmemorar la victoria, el senado romano estableció celebrar una fiesta deportiva cada cuatro años, que poco a poco fue haciéndose más popular.

FacebookTwitterEmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.